eL bLoG dE 8B ~ GIMNASIO PEREIRA

Archive for junio 2008

UN DÍA EN LA VIDA DE UNA

EMPLEADA

 

 

“Me gustaría ser más inteligente, hacer muchas cosas, dejar de trabajar en una cocina, tener un salón de belleza o aprender a cocer”. Estas fueron las palabras de una joven de 18 años, su nombre es Diana Patricia Campusano, y trabaja de empleada del servicio desde los 14 años.

Muchas veces ignoramos, aquellas mujeres que nos sirven la comida, limpian nuestra casa, recogen el desorden y muchas cosas más. Ninguna persona se imagina lo que hay detrás del rostro de cada una de ellas, y por eso he decidido pasar un día en la vida de una empleada.

Sonó la alarma a las 6:00 am, me bañe con mucha pereza, desayunamos pan con un delicioso chocolate, nos toco ponernos unos delantales azules de cuadritos, nuestro primer oficio fue trapear, al terminar empezamos ha lavar la nevera, estábamos muy calladas y decidí comenzar una conversación mi primera pregunta: ¿cual fue su primer trabajo? “en una galería, es que mi papá me decía que no servía para nada, que les causaba muchos gastos y me toco salir a trabajar, no aguante la humillación, y me fui a trabajar, pero no me gustaba pues me trataban mal, pues allá en la galería me tocaba levantar a las 5:00 am, y yo me dormía y me regañaban, además me pagaban $7.000 diarios por pelar cebollas, tomates, y lavar ollas hasta las 9:00 pm y, así aprendí a cocinar, la plata la dividía entre mi mamá y yo, le daba $5.000 a mi mamá y $2.000 para mis ahorros, pero ha ella no le gustaba que yo trabajara, se ponía a llorar cuando yo salía para allá, porque yo no termine de estudiar, sino hasta  cuarto de primaria”.

Allí terminamos la conversación, pues nos toco limpiar los vidrios, mientras ella limpiaba por dentro yo limpiaba por fuera para no demorarnos, luego lavamos la lavadora, casi no hablábamos pues estábamos muy concentradas en el trabajo, hicimos el almuerzo y lavamos los baños, después de un rato empezó a llegar familia, les servimos el almuerzo y lavamos la loza y los tres hornos, y por ultimo se trapeo la cocina, nos dieron un descanso de una hora y seguimos la conversación sentadas en dos pequeñas sillas en la cocina.

“luego me fui al pabellón de carnes, desde las 11:00 am en el matadero de ganado a cargar carne hasta mas grande que yo hasta las 5:00 pm, pero me pagaban mas $10.000, para una niña era mucho y era para ayudarle a mi mamá para mis 15 años y aquí trabaje hasta los 16, luego me fui para una fabrica de arepas ganando $90.000 quincenales, interna de 2:00 am a 11:00 pm y solo aguante quince días, por que había que madrugar mucho, y de ahí me puse a vagar, y me quedaba a despachar a mis hermanos y arreglar la casa, eso hasta los 17 años y de ahí me puse ha arreglar apartamentos  y me puse ha estudiar en el Sena  floristería, de eso de viveros y así también derivados lácteos, recibí diplomas y todo eso y seguí trabajando, luego mi tía me llamo para que no siguiera en rio sucio y me vine para acá ha Pereira a trabajar y me quede viviendo con ella, mi novio también se vino a vivir por acá y algunos fines de semana me voy a rio sucio a visitar a mi mamá y a mis hermanos”.

Paramos por que nos toco ir ha planchar, al terminar vimos novelas, casi toda la tarde, en unos comerciales me conto que en su tiempo libre le gustaba escribir cosas que le pasaban o lo que hacia el fin de semana, también se entretenía arreglando el cajón de la ropa, entre otras cosas mas, llegadas las 9:30 pm nos fuimos a dormir, para un nuevo día de trabajo.

Así fue este gran día donde aprendí a vivir como una empleada del servicio, y unos creen que es fácil pero como podemos ver no lo es, al contrario este fue un día muy agotador del cual aprendí a valorar muchas cosas gracias a Diana.

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Ya iban siendo como las siete de la mañana cuando Carmentulia Rodríguez Cano(más conocida como gochelia pechochula, la verywell, la abuela gomela, la cuchibarbie o Shakira),una señora mayor, que revive su juventud vistiendo con ropa moderna y atrevida, un look inusual y extravagante. Ese día vestía unas grandes gafas oscuras, un pantalón azul  rey, una blusa blanca bastante ajustada, bajo una enorme y pesada chaqueta de cuero negro, botas negras y aretes grandes. Su pelo corto y lacio, la piel un poco arrugada, bastante bien para su edad, se levantó en su cotidiana soledad (aunque ella dice que siempre Dios la acompaña y todos sus nietos también (todos los jóvenes Pereiranos) en un pequeño cuarto en la 17 con 9. Buscó que le había quedado de plata del día anterior para desayunar y almorzar (ella recoge todos los días el dinero para el gasto diario, lo mínimo que recoge son $8.000 para el pago de su habitación y lo que necesite para comer).

 

“Hay días en que me recojo arto gocelia y es que yo no necesito andar mucho gracias a Dios mamacita, en estos días estaba por Monos en la Circunvalar y me encontré a unos parceritos, de esos que andan en la motos grandes (Harlistas) eran como 20 y me recogí en un momentito $150.000, se iban pa una rumba dizque re bacana y me invitaron pero yo dije: “las guevas yo me voy a comprar mi mercadito” “.

 

Después de haber desayunado, lavó una ropa y empezó a leer la Biblia (lo único que ella tiene como entretenimiento es leer la Biblia, ella nunca estudió, pero siempre buscaba a Dios).

 

“La mayor riqueza que yo tengo en mi cuartito son 4 Biblias gocelia, la Biblia me enseñó a querer a las personas y a tratarlas bien mamacita, yo leo la Biblia porque me gusta mucho además Dios me acompaña siempre, yo no estudié, yo aprendí mucho cuando robaba y atracaba, ya tengo como nueve dentradas a la cárcel gocelia”

 

A las 8:30 ya había salido del baño y estaba escogiendo la ropa para vestirse, cuando llegó la hija de visita.

“Cuando era joven y bella yo me vestía a la moda, más titina, ahora tengo mucha ropa gracias a Dios, toda es usada a veces me dan una que otra mecha nueva gocelia. Hay veces viene mi hija y me pide ropita mamacita y yo se la doy, ¿cómo no? Si después de todo es mi hija yo la adoro gocelia.

 

La hija tiene 19 años, la tubo a sus 47 años, su padre se llama Genaro Ortiz, se gana la vida vendiendo galletas y dulces, está casada, tiene un hijo y está esperando otro, vive en Villa Santana. Es drogadicta.

 

Cuando la hija se fue cocino su almuerzo y estaba aburrida, entonces se fumó un cachito.

“Si yo me siento sola en mi cuartito me tengo que tomar eso pa que me de ánimos, cuando el diablo me tienta ahí mismo voy y compro un cacho, ¡no! es que esos vicios no se los deseo ni al demonio, cuando yo oro le pido mucho a Dios por las niñas pa que valoren lo que tienen y no caigan en eso, yo cogí ese camino porque las madres le dan concejos a uno y a uno le entra por un oído y le sale por el otro gocelia, yo fui pepera y hasta me cortaba las manos, porque cuando uno está empepado no siente nada y yo me abría, uno apenas y veía la sangre saliendo”.

 

Exactamente a las cuatro de la tarde, salió a hacer su recorrido por las calles, a recoger lo de la habitación.

Casi siempre se sitúa por la circunvalar. Ella se dedica a pedir plata porque, según ella, cuando fue joven trabajo mucho. Cuenta que ha trabajado cocinando, en fincas, en peluquerías, almacenes y descargando bultos de tracto mulas, hasta que un día le cayo un bulto en la espada, el golpe fue tan intenso que “ se le salió una tripa por el resto”, y desde eso decidió no volver a trabajar y dedicarse a robar.

 

A las ocho de la noche ya había recogido $12.000, y se fue a su casa a descansar, a comer, y ahorra un poco para la mañana siguiente.

Las personas que se ganan así la vida, la mayoría de veces es porque no consiguen quien les dé un trabajo, este no es el caso, pero por comodidad ella lo hace. Me parece que para una persona de su edad no tiene muchas posibilidades de trabajo, y es una persona muy afortunada al tener la confianza y cariño de tantas personas.

 

Ella conoció las calles, porque cuando era muy niña el abuelo abusaba de ella, y de todas sus primas, ella tenía un novio al cual amaba y su madre no le permitía esa relación, ella decidió irse a vivir con el novio ya que le parecía absurdo, y es totalmente comprensible, que su madre permitiera que el abuelo hiciera con ella lo que quería, pero no permitiera una relación normal.

Ella se fue con el novio, pero al poco tiempo terminó con él y le tocó trabajar muy duro, hasta que un día se cansó y decidió

ponerse a robar. Después del tiempo se enamoro del padre de su hija, él la sostenía y le daba todo lo necesesario, pero el también era drogadicto y se “soplaba” todos los electrodomésticos de la casa.

 

“El me daba de todo, me llevaba regalitos, que el televisor, el sonido, la estufa, todo, pero un día se empezó a soplar todo y ni pa la comida me daba, yo me lo aguante un tiempo pero después le dije: ¿Sabe qué Genaro? ¡Vamos a abrirnos! Y me abrí del parche”.

 

 

UN DIA EN LA VIDA DE

ANA, LA SEÑORA DE SERVICIO.

“Vivo bien lejos, más allá de los 2.500 Lotes, pero gracias a Dios la paso bien con mi esposo Humberto.”

Es muy cristiana y se llama Ana. Es la señora que nos ayuda en la casa. Tiene 55 años , pero se ve más vieja de los que es propio de esa edad. Es muy humilde y es la persona que yo he estado buscando para escribir mi crónica, porque detrás de esta señora que arregla casas, hay una esposa y una mujer excepcional.

“ Claro que yo no soy de aquí de Pereira, soy de Sonsón , mi padre era arriero y mi madre tenia un puestico de comidas a un lado de la iglesia . Soy la mayor de cinco hermanos , de los que hoy no mas tengo cuatro porque uno, Gilberto, se lo llevó la chusma y hasta hoy no sabemos nada de él. Claro que es que yo pienso que está muerto porque para que uno deje de hablarle a su familia tantos años, sí queda muy duro: es porque ya no es de este mundo” .

Cuando la acompañé hasta su casa me asombré, pues de verdad yo nunca había visto un barrio así de pobre y tan atemorizante. Las calles son estrechas y destapadas, y están cubiertas de un pantano grueso debido al invierno de los últimos días. No se veía sino algunos niños jugando en una acera, y un grupo de muchachos malencarados que estaban charlando en una de las esquinas. Ellos se quedaron mirándonos y me dio miedo. Ella los saludó y ellos le contestaron entre dientes.

“No se asuste, mija. Los Chinos me conocen y me respetan. Quieren mucho a Humberto que es Presidente de la Junta de Acción Comunal del barrio. Ellos a la hora de la verdad nos cuidan.”

La casita está en la mitad de la cuadra. Es pequeña, tiene tres habitaciones, una sala comedor, una cocina, un baño y un pequeño patio de ropas con su lavadero. Todo es muy estrecho y las paredes están en ladrillo pelado, pero la casa es limpia y tiene un olor agradable. Hay matas por todas partes y retratos de familiares y santos.

“Hace trece años nos instalamos aquí. Era una invasión y el ranchito que teníamos era de guaduas, plásticos y cartones. Eran tiempos malos y como no había luz, ni nunca venía la autoridad, siempre había gente mala y todo era peligroso, especialmente por las noches. Pero llegaron unos tipos que de la “Mano Negra” y barrieron con todos los perniciosos. En una sola noche mataron a seis en distintos lugares del barrio y así se Volaron, y todo quedó como hoy. No faltan las peleas de borrachos y los mariguaneros, pero el barrio ha cambiado mucho.”

Ella se levanta muy temprano, a las cuatro de la mañana. Monta el café y el desayuno. A Humberto le toca inventarse el almuerzo para él y para ella. Sale corriendo porque la buseta de la ruta alimentadora número 16 hace el recorrido cada cuarenta minutos, y si no coge la de las cinco y media, llegará tarde para entrar a trabajar a las siete de la mañana. El recorrido dura una hora, y la deja en el Parque de la Rebeca.

“Durante el viaje me pongo a rezar. Tengo mucha fe en Dios y en María Santísima. Yo pertenezco al grupo de oración, el Prodine, de la Iglesia de San Francisco en el Centro del Barrio Cuba. Eso queda retirado de mi casa, pero hay que caminarle al Todopoderoso. Nos vemos los domingos a las nueve de la mañana. A veces hacemos salidas y viajes como el del final del año pasado, que fue una peregrinación al Milagroso de Buga. Fue algo muy bonito y nos dieron regalos. Yo sé que Dios existe y en él está mi confianza.”

Delgada, callada, rápida como una hormiguita, como dice mi papá, Ana es un personaje muy querido por mi familia. Nos ha acompañado en los momentos buenos y en los regulares, nos sirve con alegría y con esmero. Ella canta cuando está haciendo oficio y le gusta escuchar música vieja. Es muy pulcra con su presentación y cuida su celular como si fuera de oro.

“Fuimos haciendo poco a poco la casita. Cuando ocurrió el terremoto de Armenia, el FOREC nos dio una ayuda y con eso levantamos lo de material. Humberto es muy bueno, él trabaja con un carrito de raspado en Cuba, y los fines de semana en el Aeropuerto. No tenemos hijos, solo somos nosotros.”

Ella y su esposo se quieren de verdad. Cuando Ana se vio muy enferma hace como dos años, el esposo corría como loco de un lugar para otro, buscando los médicos y los medicamentos. Ana siempre guarda de lo que come para llevarle un poco a él. Siempre lo hace.

“Es muy tierno conmigo. Me trata como si fuera lo mejor del mundo”, dice de Humberto.

Ana tiene que salir a La Rebeca a esperar la ruta alimentadora para tomar el Megabús que la llevará al Barrio Cuba, que está en la mitad de su viaje. Ella va cansada, pero se despidió con amabilidad.

“Tengo salud, tengo trabajo, tengo casita, tengo a Humberto y tengo a Dios”, dice Ana.

Yo sé que Ana es feliz.

UN DIA EN LA VIDA DE UN INGENIERO

AGRONOMO

Escuchando el canto de los pájaros en una tarde calurosa decidí caminar por una finca a observar el paisaje.

Cuando me senté a descansar de mi largo trayecto, vi al dueño de aquella finca hablando con un señor el cual le explicaba algo que yo no entendía muy bien y le daba instrucciones de cómo mejorar sus cultivos.

Aquel señor era alto, trigueño, tenía el cabello color negro y corto y casi siempre vestía de amarillo.

Cuando se desocupo me le acerque y le pregunte que tanto le explicaba al dueño de la finca, entonces me conto y nos quedamos un buen tiempo conversando sobre su vida, mientras nos tomábamos una gaseosa, no aguante la curiosidad y le pregunte porque siempre usaba una camisa de color amarilla y el me dijo “porque se adopto por parte de la gerencia técnica de La federación nacional de cafeteros de Colombia, el uso de una camiseta amarilla por el servicio de extensión, que es conformado por todos los ingenieros agrónomos, técnicos y tecnólogos, que trabajamos con los caficultores y comunidades rurales transfiriendo tecnología y que nuestra labor se desarrolla en el campo y se necesitaba algo que nos identificara ante los problemas de inseguridad, guerrilla etc., se determino el uso de la camiseta amarilla y por eso nos llaman el ejercito de paz vestido de amarillo”…y después me conto porque le gusta hacer su trabajo este es un trabajo muy interesante, y entre a el porque: me gusta mucho el campo, por tradición familiar, porque me gusta el contacto con comunidades, y hay encuentro la oportunidad de poder conocer mucha gente y de poder ayudar a familias a progresar o a que mejoren su calidad de vida me decía mientras tomaba gaseosa.

Durante mucho tiempo he tenido la oportunidad de conocer muchos lugares, mucha gente, muchas fincas comentaba mientras movía las manos.

Entre una y otra historia le pregunte, como era su vida diaria, y el me dijo:

Todos los días cuando el reloj marca las 7:00 de la mañana comienzo con mi labor con la comunidad, como todos los días, llego a mi oficina. Y Sentado en mi escritorio y tomándome una taza de café empiezo a elaborar informes.

Después atiendo caficultores que solicitan asistencia técnica. En otra sala donde me siento en una mesa alrededor de varias sillas en las cuales se sientan los caficultores a preguntarme sus inquietudes

Y mientras me contaba esto nos fuimos a caminar y nos adentramos por el campo. Y me siguió contando que mas tarde elabora solicitudes de crédito y atiende llamadas telefónicas de los propietarios cafeteros, y en algunas ocasiones asiste a reuniones programadas por su jefe.

“Siendo alrededor de las 9:00 de la mañana me desplazo hacia las veredas de Pereira, cumpliendo una programación de visitas planeada, que establece entre tres y cuatro fincas por día”

Entonces me sentí muy cansada y le pedí que descansáramos un poco, pero que siguiera con su historia.

Entonces continúo:

Y me comento que Al salir de su oficina a su primera finca del día, se monta en su carro y sale a recorrer toda la ciudad hasta llegar a su destino, en donde se encuentra al caficultor, a toda su familia y los animales de los cuales se tiene que proteger, como es el caso de los perros bravos que nunca faltan en las fincas.

Después pasa a la casa del caficultor y se entrevista con el, con el propietario o el administrador de la finca, estableciendo las situaciones mas criticas o problemas de la finca en las que requieren asesoría técnica.

“Más tarde, después de que converso un momento salimos los dos a hacer un recorrido por los diferentes lotes de la finca, el cual puede durar de una a dos horas”. Decía mientras se recostaba en la silla y seguía con su historia.

Mientras Recorre toda la finca con las botas empantanadas y el sol en su cara, evalúa el estado del cultivo en cuanto a sanidad, presencia de plagas o enfermedades y estado nutricional, y contesta todas las preguntas y dudas que el caficultor le hace.

Cuando llega el medio día, muy eventualmente le brindan almuerzo, entonces el se sienta con toda la familia y el caficultor en la mesa.

“en este tiempo y espacio tengo la oportunidad de conocer más al grupo familiar conociendo más profundamente su entorno, sus orígenes, su conformación, problemas, expectativas ganándome su confianza y estableciendo un vínculo mas estrecho, el cual facilita mi trabajo y puede ser mas exitoso porque así voy a lograr que el adopte las recomendaciones técnicas y se convierta en un amigo y en la persona que le puedo ayudar a progresar y mejorar en su actividad económica”.

Al terminar el almuerzo sigue con su recorrido. Después concluye la visita dejando una recomendación escrita basada en las observaciones para mejorar la producción de cada uno de los lotes y cultivos, con instrucciones de manejo de agroquímicos y forma de aplicación además se corrigen errores y se dan recomendaciones técnicas a los problemas encontrados.

Al finalizar la visita procede a desplazarse a otras fincas y seguir el mismo procedimiento, seguramente encontrándose otra situación distinta hasta cumplir con las tres o cuatro visitas del día.

En algunas ocasiones realizo reuniones con grupos de caficultores en un numero aproximado de 20 personas, a los cuales les transfiero conocimientos técnicos para que sean adoptados y lograr así un mejoramiento en su rendimiento, productividad e ingreso, en pro del bienestar del caficultor y su familia

Según me di cuenta su labor continua hasta las 5:00 o 5:30 de la tarde, hora en la cual regresa a su oficina en el “comité de cafeteros” para realizar informes hasta las 6:00 o 6:30 de la noche.

Y finalmente se desplaza a su casa a descansar y reiniciar su labor al día siguiente.

La mejor experiencia de trabajar como un ingeniero agrónomo es el trabajo social con personas y comunidades que es muy interesante porque se ayudan a que estas familias mejoren su calidad de vida e igualmente se tiene la oportunidad de aprender su cultura, sus valores, sus sueños y tener la gran satisfacción de ver su progreso.

LAURA MARCELA ALZATE ZULUAGA

En un espacio iluminado, confortable, amañador y algo minimalista me encontraba yo ahí, sentada en una silla color naranja algo comoda con mi libreta y mis brazos apoyados en un escritorio, al frente se encontraba una persona con unos rasgos de una persona madura, trabajadora y totalmente entregada a este, con su porte y toque de elegancia, se notaba algo ocupada y preocupada a la vez por contestar su celular y mirar su computador, parecía que trataba de solucionar varios problemas a la vez.

 

Antes de empezar, nos debemos ubicar en la actual sociedad donde los prejuicios sociales han quedado atrás y la mujer ha salido del hogar a enfrentar el mundo con valor y decisión por diversos motivos entre los que se encuentra la igualdad de los géneros, la necesidad de obtener ingresos complementarios para las necesidades básicas del hogar y, por otra parte, la superación profesional que cada día la mujer de hoy ha alcanzado, igualando y superando a muchos de los hombres.

 

“Nací en un hogar con uno padre trabajador y una madre dedicada a sus hijos; desde muy pequeña me identificaba con actividades deportivas e investigativas tanto en mis años de escuela primaria como de secundaria.

Mi decisión de salir adelante  me llevo a ingresar a la universidad a la facultad de economía en la Universidad De Manizales, estudios que los realizaba en jornada nocturna y de dia trabajaba. Laboré en dos grandes empresas como son “Lloreda Grasa S.A” y “Henkel S.A” como Ejecutiva Senior de Ventas para Caldas, crecieron también mis responsabilidades pues debía atender además de mi trabajo, mis estudios y mi hogar. Mi deseo de superación me llevó igualmente a iniciar una especialización.

Por ubicación laboral me trasladarme con mi familia a la ciudad de Pereira donde empecé a laborar en una Cadena de Droguerias a nivel Nacional como Directora de Mercadeo.

Desde hace tres años me encuentro laborando en la empresa “Panorama S.A” ocupando actualmente el cargo de Gerente Comercial.”

 

Con su trayectoria y gran experiencia veo que los años no se ven reflejados en su rostro y en su cuerpo, pues veo a una mujer llena de vida con gran vitalidad y físicamente muy atractiva. ¿Cómo hará para lograrlo?

 

“El secreto de la juventud está en el interior, trato de vivir en paz conmigo misma y con los demás disfrutando al máximo los pocos momentos que tengo con mi familia que son la verdadera razón de mi existencia”.

 

Cualquiera pensaría que verdaderamente los momentos para estar con la familia son muy limitados. Trataré con su ayuda de hacer un recorrido en un día normal en su vida desde que inicia hasta que termina.

 

“Me levanto a las cinco y treinta de la mañana a despachar a mis dos hijas para colegio, me arreglo y salgo para la oficina a las siete y diez de la mañana para iniciar labores a la siete y treinta.

Generalmente se programan reuniones con las diferentes áreas de la empresa, con una duración aproximadamente de dos horas, seguidamente procedo a leer correspondencia,  a responder los correos electrónicos, contestar las llamadas telefónicas, revisar las estrategias de mercadeo, ver las cifras de ventas y caretera, igualmente se atienden clientes y proveedores, atiendo inquietudes y resuelvo problemas de las diferentes oficinas que tiene la empresa en varias ciudades del país. En este punto es importante aclarar que esta comunicación se hace por celular y correo electrónico. Por este motivo mis principales herramientas de trabajo son el celular y el computador portátil.

Continuamente es necesario dar capacitación a todas las personas que hacen parte del área Comercial, fijando continuamente nuevas estrategias para el logro de los objetivos de la empresa; casi a diario me reúno con el Gerente General y el Gerente de Producción para socializar los diferentes temas que a diario se presentan en una empresa con un gran volumen de producción y ventas; son jornadas largas de trabajo, teniendo que almorzar en varias oportunidades  en la empresa.

Si la mañana no alcanza para realizar todas las tareas pendientes, la tarde es aun más corta, pues mi gestión como Gerente Comercial me obliga a visitar algunos clientes importantes y hacer  acompañamiento a los Asesores Comerciales”.

 

¿Cómo hará ella para trabajar? Desde que llegué su celular no ha parado de sonar  y cada cinco minutos entra una persona diferente para firmar algún documento o resolver alguna inquietud. Mientras esperaba largos minutos la observaba detenidamente, su cara se notaba bien cuidada sin rastro de alguna arruga, su cuerpo algo esbelto y moldeado, el que llevaba portando un traje ejecutivo, que la hacia notar  elegante, su pelo cepillado hasta sus hombros la hacia ver como toda una persona importante, y muy bien presentada; se notaba que por su cabeza pasaban más de mil cosas, no hacia falta preguntar ni ser adivino para darse cuenta.

 

“Mi regreso a casa generalmente esta entre seis y treinta y siete de la noche; trato de ir al gimnasio una hora en compañía de mi hija mayor y después de las ocho de la noche nos reunimos en familia a descansar y acompañar a mis hijas en algunas de sus tareas académicas.

Mensualmente es necesario salir de la ciudad a visitar las oficinas en las diferentes ciudades del país; esta situación me significa alejarme algunos días de mi familia y el cuidado de mis hijas queda a cargo de mi esposo. Es importante aclarar que las niñas han aprendido a ser muy responsables tanto en el hogar como en su colegio.

Por ultimo quisiera que los días fueran más largos para que los momentos que disfruto con mi familia sean más extensos. Hoy más que nunca me pregunto si vale la pena sacrificar bienestar y salud a cambio de un poco mas de independencia económica.”

Ella es una gran mujer, esposa, profesional y sobretodo una excelente madre, enseñando así a una sociedad basada en el trabajo y entrega por los demás, con grandes valores y gran amor por su familia.

Me  siento orgullosa  de poder conocer a esta mujer y más orgullosa me siento de saber que es mi madre Liliana María Galvis, la mujer que me dio la vida y cada día con su ejemplo me enseña a ser un mejor ser, para que el día de mañana mis descendientes puedan sentir orgullosos.

En la calle 29 con 6 vivía doña Aracelly, con ella Vivian su hija Soraya, sus dos nieto s. Sofía y Carlos Fernando y su hermana  Aleyda. A doña Araceli  la estuve observado desde la esquina donde ella vive y pide ver que es una abuela ejemplar, amorosa, dulce con todos sus nietos, por tal motivo la tildan de alcahueta.

En una tarde  me la encontré en el centro a las 4:00 pm en su carro haciendo vueltas para sus hijas. Para hablar con ella la invite a tomar un café a la Lucerna. comenzamos a hablar de su vida cuando era pequeña .y  yo le pregunte ¿Cómo era su vida de pequeña? y ella dijo : “normal , como la de todos lo seres humanos , fui una niña con un papa ignorante  por que no me quiso dar estudio por tal motivo no pude estudiar todo lo que yo quise , por que era un papa bravo y le teníamos demasiado miedo , respeto ,  no sabíamos que era . Mi madre una mujer abnegada que hacia todo lo que mi papa le decir y no tenia ni voz ni voto,  y nunca pudo revelarse y de pronto eso la obligo ser una persona seca, no amorosa con los hijos  y de hay me nació a mi ser una gran abuela el día  que dios me diera nietos, y pienso que eso e sido, y lo hare hasta el fin de mi b} vida por que los amos con todas las entrañas de mi corazón”.

En so rostro se veía una car triste y yo le pregunte ¿doña Araceli por que cuando habla de su infancia se pone triste?

“por que en esa época los padres eran diferentes no daban mucho cariño. Por ejemplo  mi mama no le decía a uno como le dicen  las mamas de hoy en día a los hijos yo te quiero mucho, no las mamas no le decían a uno eso. Mi mama nunca nos dio un beso  ni un  abrazo yo no me acuerdo que mi mama fuera como uno con sus nietos hoy que los carga los besa y los abraza. Pero ya la entiendo por que de todas maneras ella fue una gran madre, una gran esposa,  y a lo mejor si nos amaba, pero no sabia demostrarlo”

Yo le pregunte ¿como fue su adolescencia doña Araceli?

“normal, iba a la escuela, jugábamos en la calle, tenis noviecitos, jugábamos con ellos también, yo personalmente decía que me iba para misa y haya me veía con mi novio”

Yo la miraba y veía en ella como con el tiempo iba cambiando su  forma vida, se veía que supo adolescencia su aprovechar.

¿Doña Aracelly  se puede saber cuantos novios tuvo?

“Claro, como 4, 5 ó 20, muchos novios, a pesar de que tenia un papá tan bravo, pero uno se las ingeniaba, también pienso que la vida de ahora es muy diferente a la de antes”.

Mientras ella tomaba su café yo la miraba y  pensaba que bueno seria tener una abuela como ella, tan comprensiva, amorosa, mis ajos ven que derrama ternura ya amor  por sus nietos”.

¿Cómo es su esposo?

“Era mi esposo muy bueno, lo ame muchísimo nos separamos cuando el murió y me dejo como herencia a como a mis 2 hermosas hijas y a mis 5 nietos”

¿Cómo es su vida ahora? ¿Cómo se siente con tantas experiencias vividas?

“Maravillosa, vivo con mi hija mayor paseamos cada 8 días con mi otra hija, su esposo que es mi yerno al que quiero mucho, a mis otras 3 nietas.”

“Amo mi casa, tengo un perro que se llama Winny a quien amo mucho, mi otra perra que se llama Simona, y en fin llena de achaque ultima mente, pero esa es la vida. Le pido a Dios que me de mas años para disfrutar mas de mis nietos y mis hermosa hijas”. “Y les quiero contar que amo a Dios por encimas de todas las cosas y a la Virgen”.

 A ver niña, como le conté esto es resumiendo mi vida toda mi vida, es un poquito de todas las cosas resumiendo lo que es la vida pero sui uno contara toda su vida no cabrían no en 20 cuadernos por que tantos años que tiene uno es lo poquito que da la menoria”.

A doña Aracelly con sus 66 años de edads ele ve que es una señora que a pesar de los años se conserva con su belleza interna e externa.

Doña aracelly  nos deja una buena esperanza de que si uno le brindaron amor uno debe darlo a los que amo.

Cuando me encontraba en un taxi llendo hacia mi casa note que el conductor Alfonso Ramírez un hombre de avanzada edad, canoso y de complexión gruesa, tenia una expresión muy frustrada y triste en su rostro, también note que era muy creyente a la religión católica pues su taxi tenia pegadas varias estampas de figuras religiosas y en el retrovisor un escapulario de madera.

El auto estaba muy silencioso y solo se escuchaba el radio teléfono, después de un rato el silencio fue interrumpido por un alboroto que provenía del radio teléfono.

El hombre disminuyo la velocidad un poco, mostrando gran interés en el suceso.

Sinceramente no entendí nada de lo que estaba pasando pues sonaba enredado y entrecortado. Mi intento de entender lo que pasaba fue interrumpido por la fuerte y ronca voz de Alfonso, que me dijo:

-(Alfonso): Me parece el colmo que la gente se emberraque por esas pendejadas…

-(Camila): ¿Por qué lo dice?

-(Alfonso): es que en estos días…

Lo interrumpí diciéndole que me contara primero su rutina diaria y ente ella su historia.

-(Alfonso): con mucho gusto…

La semana pasada me levante a las 5:00 de la mañana después de haber camellado masomenos hasta las 11:00 de la noche como cualquier día normal sin saber lo que me iba a pasar…

Cuando salí me subí a mi taxi, me puse el cinturón, acomode mi escapulario y le dije a dios que me protegiera y me cuidara…

De ahí salí para la central, me reporte y como a los 5 minutos recogí a una señora en la 7ª la lleve a donde me dijo y así hasta el medio día que es a la hora que yo almuerzo en el centro…

-(Camila): ¿y usted almuerza siempre por ahí o va a su casa?

-(Alfonso): es que yo me fui de la casa por que mi mujer solo me alegaba y me pedía plata eso era plata por allí plata por allá y como usted vera eso no es muy fácil para mi…

-(Camila): ¿y por que me decía que le daba rabia que la gente se enojara por cosas tan insignificantes?

-(Alfonso): por que ese mismo día como a las 3:30 de la tarde yo venia por aca mismo (av. Sur) y un muchacho muy raro me puso la mano entonces yo pare por que igual trabajo es trabajo y así toca, en todo caso yo pare el man se subió me dijo que lo llevara al aeropuerto, cuando íbamos pasando por un barrio muy desocupado vi que ese man saco algo del pantalón, me puso una pistola en el cuello, y yo aterrado de susto tan berraco frene y me pidió toda la plata…

Debo aceptar que soy una persona muy devota a las ánimas y como mi madrecita que en paz descanse se murió hace poco, lo primero que hice fue pedirle a dios y a las animas que me ayudaran, y yo no se por que pero yo arranque ese carro y luego frene, se nota que el muchacho no sabia bien lo que quería hacer por que o si no me hubiera disparado en todo caso ese man salio por el parabrisas y yo arranque con ese susto tan berraco quien se queda ahí.

-(Camila): debo confesar que para mi fue difícil creer que el hombre salio por el parabrisas pero seguí escuchándolo con atención…

-(Alfonso): esa noche yo hubiera llevado mi carro normalmente a mi casa y me hubiera acostado a dormir pero después de eso ni siquiera lleve el carrito a mi casa si no que lo deje en un parqueadero…

Al otro dia mientras almorzaba leí en el periódico que la policía había encontrad un muerto en un barrio cerca de la avenida, en ese momento sentí una tristeza, a la vez una rabia y un miedo pero al mismo tiempo le agradecí a dios que estaba vivo por que yo no quiero dejar mis hijos sin papa y sin escuela…

-(Camila): en ese momento vi que su rostro se torno mas triste que antes y se puso pálido…

Después de bajar del taxi quede pensando lo mismo que Alfonso ¿Cómo es que las personas se enojan por cosas tan insignificantes(algunas veces) sabiendo que pueden pasarles cosas peores?

MARIA CAMILA OSORIO


junio 2008
L M X J V S D
« May   Ago »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  

Estudiantes